Todavía tenemos una oportunidad de salvar los arrecifes de
coral. ¿La aprovecharemos?

coral reefs Credit: Gaby Barathieu / Ocean Image Bank

Por Madhavi Colton, Ph.D.; Helen Fox, Ph.D.; Lisa McManus, Ph.D.; y Malin Pinsky, Ph.D.

Las tendencias son claras: en todo el mundo, los arrecifes de coral están muriendo. Hace apenas unas semanas nos enteramos de que hemos perdido el 14% de los arrecifes de coral del mundo en tan sólo 10 años, y que el principal motor de este declive es el cambio climático. Obviamente, esto no es una buena noticia. Los arrecifes de coral sustentan una cuarta parte de todas las especies marinas a pesar de ocupar menos del 1% del fondo del océano. También proporcionan alimentos, ingresos y protección contra las tormentas a más de mil millones de personas. En total, proporcionan beneficios por valor de más de $375.000 millones cada año. Si perdemos los arrecifes de coral, no será sólo una crisis de biodiversidad, sino también una crisis humanitaria y económica.

Ahora que todas las miradas se dirigen a la cumbre mundial sobre el clima que se celebrará este mes en Glasgow, tenemos que preguntarnos: ¿será éste el año en que finalmente nos comprometamos a salvar estos valiosos ecosistemas?

El cambio climático está aquí, y no hará más que empeorar. Pero, a pesar de estos informes tan graves, la humanidad tiene una ventana de tiempo crítica para actuar. Y lo sabemos porque nuestras investigaciones demuestran que aún estamos a tiempo de salvar los arrecifes de coral.

Hemos pasado los últimos cinco años de nuestras carreras como científicos de arrecifes de coral investigando las mejores formas de proteger los arrecifes de coral de los cambios globales que se avecinan, como el calentamiento de las temperaturas oceánicas. Hemos construido sofisticados modelos matemáticos para entender de qué manera y si los arrecifes pueden sobrevivir. Nuestros resultados muestran que hay esperanza para los arrecifes de coral: pueden adaptarse para hacer frente a un mundo más cálido, pero sólo si actuamos rápidamente. 

coral reefs cop26
Warren Baverstock / Ocean Image Bank

Para que los corales tengan la mejor oportunidad de adaptarse, deben ocurrir dos cosas: 1) hay que reducir el impacto humano local sobre los arrecifes, como la sobrepesca y la contaminación; y 2) hay que frenar rápidamente y luego detener el cambio climático. 

Innumerables comunidades, organizaciones sin fines de lucro y gobiernos están haciendo todo lo posible para reducir los factores de estrés locales en los arrecifes. Están mejorando la calidad del agua, reduciendo la sobrepesca y combatiendo la contaminación de origen terrestre. 

En Coral Reef Alliance hemos visto cómo la comunidad de West End, Roatán, en Honduras, ha movilizado sus recursos para poner en marcha una planta de tratamiento de aguas residuales. El resultado ha sido una reducción del 99% de las bacterias en las aguas cercanas a la costa, lo que no sólo hace que el océano sea más limpio para los arrecifes de coral, sino que también lo hace más higiénico para las personas que nadan y pescan en esas aguas. En Hawai, más de 100 voluntarios de la comunidad se han unido para mantener 25 toneladas de sedimentos fuera de los arrecifes de coral de Maui Occidental, reforestando los paisajes degradados con plantas nativas. 

Las comunidades que más dependen de los arrecifes de coral están haciendo lo que pueden para proteger sus medios de vida y sus hogares. Y aunque estos esfuerzos son de vital importancia, en última instancia serán en vano si nuestros líderes mundiales no toman medidas inmediatas para reducir la cantidad de calentamiento que nuestro mundo está en camino de experimentar.  

Tenemos que reducir las emisiones, y tenemos que hacerlo ahora. Esto sólo puede lograrse mediante esfuerzos internacionales coordinados. 

Si nos comprometemos a reducir las emisiones de carbono y a limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, la ciencia indica que los corales pueden adaptarse a un mundo más cálido. Para conseguirlo se requiere una acción global inmediata y drástica. No hay tiempo que perder. Si la COP26 de Glasgow se traduce en promesas reales que conduzcan a un cambio real, aún estamos a tiempo de evitar la extinción de uno de los ecosistemas más importantes del mundo. 

Pero si continuamos con nuestra actual trayectoria de emisiones, va a ser muy difícil, si no imposible, que los corales -y muchas otras especies- se adapten con suficiente rapidez.

Por eso, nosotros, como científicos especializados en arrecifes de coral que se preocupan profundamente por lo que está en juego, nos unimos a los líderes religiosos, los profesionales de la salud, los miembros de la comunidad y las partes interesadas del sector empresarial para pedir a los líderes mundiales que establezcan objetivos ambiciosos para reducir las emisiones y que traduzcan ese compromiso en acciones. Si actuamos ahora, todavía hay esperanza para los arrecifes de coral y los mil millones de personas que dependen de ellos. Pero si no lo hacemos, nos espera un camino mucho más difícil y traicionero. 

Madhavi Colton, Ph.D., Directora Ejecutiva de Coral Reef Alliance

Helen Fox, Ph.D., Directora de Ciencias de la Conservación de Coral Reef Alliance

Lisa McManus, Ph.D., Profesora Adjunta de Investigación en el Instituto de Biología Marina de la Universidad de Hawai en Manoa

Malin Pinsky, Ph.D., Profesor Asociado y Director del Programa de Posgrado en Ecología y Evolución de la Universidad de Rutgers

Donar
Close flyout widget area

Ayuda a salvar los arrecifes de coral del mundo